Los valores y comportamiento que contribuyen al ambiente laboral de una organización afectan directamente su funcionamiento y productividad. En culturas de alto rendimiento, las estrategias se alinean con los valores de la empresa, los empleados se comprometen a producir resultados, y se está en constante búsqueda para alcanzar el estándar de dichos valores y reforzar su cultura empresarial.